Didáctica: Hybrid Picking

LME Pedals RatPac
29 octubre, 2016
Ritmica Funk
Tutorial Rítmica Funk
5 noviembre, 2016

HYBRID PICKING

“Best of both worlds”

Ya seas un guitarrista de rock, country, blues, jazz, o cualquier otro estilo, si tocas exclusivamente con púa tienes un mundo de posibilidades esperando a que las descubras. En este artículo os presento una serie de licks con hybrid picking  que espero os animen a explorar nuevos caminos a la hora de trabajar la mano derecha. ¡Vamos allá!

Siempre le he agradecido a uno de mis primeros profesores de guitarra que me enseñara a tocar con púa y dedos indistintamente, y que me ayudara a experimentar combinando ambas cosas. Con el tiempo me he dado cuenta de que utilizo hybrid picking mucho más de lo que pensaba en contextos diferentes y aunque esta técnica nos remite fácilmente a estilos como el country y el bluegrass, no es necesario querer adquirir este lenguaje concreto para beneficiarnos de las posibilidades que nos ofrece.

Pero empecemos por la base: ¿Qué dedo o dedos podemos utilizar? En realidad podemos utilizar tanto el corazón como el anular y el meñique. Es cierto que, al igual que ocurre con la mano izquierda, conseguir la misma fuerza y precisión en el meñique nos llevará mucho más trabajo que con los demás. Pero tampoco es imprescindible llegar a tal nivel para disfrutar y enriquecer nuestro lenguaje con unos cuantos recursos como los que aquí explico.

En el primer ejemplo tenemos un lick muy bluesero en tono de C. La primera mitad se basa en intervalos de sexta muy característicos del estilo. Para este tipo de recursos prefiero utilizar el dedo anular junto con la púa, puesto que me resulta más cómodo que el corazón al haber una cuerda de por medio. Pero es una cuestión de gustos, así que os animo a probar con ambos dedos y ver cuál es la forma que más os conviene.  Es muy importante atender al volumen de las notas. Al principio es normal que la que tocamos con la púa suene mucho más fuerte que la que tocamos con el dedo, pero con un poco de paciencia no es difícil llegar a controlar la proyección de ambas notas para que suenen en el mismo plano dinámico.

La segunda frase que os propongo tiene un regustillo algo más “sureño” por así decirlo. Está en tono de A y combina la pentatónica mayor y menor de dicha tonalidad. Aquí se empieza a alternar ligados ascendentes y descendentes con los ataques de púa, así que hay que vigilar que no se pierda ninguna articulación por el camino ni se queden notas escondidas. El final de la frase es algo complicado, hay que aguantar el Re en el traste 12 de la cuarta cuerda mientras hacemos un bending de medio tono con el dedo 1 en el traste 10 de la tercera cuerda. Si utilizáis una guitarra con puente flotante notaréis que aunque no mováis en absoluto el dedo de la cuarta cuerda la afinación de esa nota bajará y tendréis que compensarlo estirándola un poco a la vez que afináis el bending de la tercera cuerda. ¡No es nada fácil pero merece la pena el esfuerzo!

Tercer lick y esto se va poniendo serio.  Tenemos una frase a seisillos de semicorchea sobre la pentatónica mayor de C. La dificultad para conseguir que todas las notas se proyecten y suenen a un volumen adecuado aumenta por la cantidad de ligados y slides que se suman a los ataques de púa y dedos. Además, es muy importante practicar muy lentamente y con metrónomo estas frases para lograr que cada nota tenga la duración justa y tocarlas de una forma fluida y relajada.

En el último ejemplo cambiamos de orientación y vamos a practicar unos voicings con tríadas en posición abierta y sin repetición. Es decir, la extensión del voicing será mayor de una octava. Pero sólo tocaremos las tres notas que componen la tríada en cuestión, sin repetir ninguna de ellas, al contrario de lo que suele ocurrir en las posiciones de acordes más habituales para guitarra. Esta es una de las situaciones en las que nos viene muy bien utilizar el meñique para tocar la nota más aguda, puesto que hay un salto de cuerda. Si utilizáramos el corazón y el anular tendríamos que abrir mucho ambos dedos y puede resultar incómodo.

Espero que esta pequeña colección de licks os haya gustado y os anime a seguir explorando las posibilidades del hybrid picking. ¡Nos vemos en los escenarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *