AMPLIFICADORES A VÁLVULAS – Trucos y consejos (Fanatic Guitars)

Giant Rev “We do believe” – Acústico
4 septiembre, 2017
Tutorial Licks de Blues
4 septiembre, 2017

AMPLIFICADORES A VÁLVULAS

Tips & tricks

El pasado 19 de Noviembre asistimos a un evento singular en Fanatic Guitars. Una charla sobre el uso y mantenimiento de amplificadores a válvulas a cargo de Juanjo Verdú. Mucho se habla en blogs, páginas y foros sobre estos temas, pero lo cierto es que nunca está de más ordenar y ampliar nuestro conocimiento sobre la materia para así poder sacarle el máximo partido a nuestro equipo, escoger con acierto nuestro próximo amplificador y mantenerlo en perfectas condiciones para estirar la vida útil de las válvulas y evitar averías innecesarias.

Juanjo no pudo ser mejor anfitrión para esta charla y con su amabilidad y sentido del humor consiguió que todos los asistentes estuviéramos atentos las casi 3 horas que duró la charla, aunque profundizara en aspectos técnicos complejos para los no tan expertos en la materia. Sin duda, un lujo poder disfrutar de primera mano de sus conocimientos y consejos. Puesto que la cantidad de información que nos brindó es demasiado amplia para cubrirla en un solo artículo, he aquí un resumen de unos cuantos ítems que creo, son interesantísimos para cualquier guitarrista que utilice en su día a día equipos a válvulas.

POTENCIA Y TRANSFORMADORES DE SALIDA

Empecemos por el principio. Vamos a escoger un amplificador, ¿por dónde empezamos? Un buen punto de partida sería ver la potencia que necesitamos o deseamos. Y puede que mucha gente piense que la potencia solamente incide en el volumen final del amplificador, pero no. Hay muchos factores a tener en cuenta y más en una época en la que predomina la demanda de productos compactos de poco peso y poca potencia para adaptarse a las necesidades actuales de los músicos.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que un amplificador de alta potencia –como un Plexi de 100W – siempre va a tener un rango dinámico – la diferencia entre el mínimo y el máximo volumen que puede reproducir- muy superior auno de poca potencia, como por ejemplo un Fender Champ de 5w. Esto significa que un amplificador de menos potencia es muchísimo más fácil de hacer sonar a un volumen bajo y tocaríamos mucho más a gusto en escenarios pequeños, aunque no podamos pedirle un limpio grande y abierto como el de un Fender Twin Reverb.

Fender Twin reverb

Muy ligado a este concepto tenemos la influencia del transformador de salida en el comportamiento y el sonido final del amplificador. Este elemento es tan importante que determina también el rango dinámico del equipo. Para exponerlo de una manera sencilla, dos amplificadores de la misma potencia, uno de ellos con un transformador de salida de un valor muy justo para dicha potencia – como un Friedman BE-100 – y otro con el transformador sobredimensionado –un Divided By 13– se comportarán de una forma completamente distinta. ¿Qué diferencias sustanciales podremos apreciar? Por ejemplo, el recorrido de los controles de EQ. Con un transformador más justo tendrán menos recorrido y con uno mayor serán muchísimo más sensibles y además notaremos que al enfatizar alguno de ellos también aumenta el volumen general. Dicho de otra forma, con un transformador pequeño habitualmente encontramos equipos que nos entregan un sonido más acabado, que suenan más “a disco” en todas las circunstancias y con un margen relativamente corto para moldearlos. Pero suenan nítidos en todo el recorrido de la EQ y no pierden su carácter, son más “plug&play”.

En el otro extremo, con un transformador sobredimensionado, habitualmente tendremos un mayor rango dinámico y un sonido no tan acabado, pero con un gran margen para esculpirlo con la ecualización. Podríamos decir que estos últimos son mucho más exigentes con el músico pero nos brindan unas posibilidades a nivel expresivo amplísimas. Mi conclusión sobre este aspecto es que la única forma de saber si un amplificador nos ofrece lo que buscamos es tocar con él. En resumen, dependiendo de la situación en la que estemos, nos puede interesar un tipo u otro. Afortunadamente en el mercado actual hay una oferta lo suficientemente variada como para satisfacer las exigencias de casi cualquier músico.

Friedman BE-100

ATENUADORES

En los últimos años hemos visto el aumento en la oferta de los llamados atenuadores de potencia. Se trata de unos dispositivos que nos permiten disminuir la corriente que llega al altavoz y por consiguiente, el volumen que entrega nuestro amplificador, sin sacrificar el régimen de trabajo del mismo. Así, podemos conseguir un rendimiento óptimo sin dejar sordos a nuestros compañeros de banda. Enlazando con lo comentado anteriormente, nos podemos beneficiar del rango dinámico y la versatilidad de un amplificador de 100W al volumen de uno más pequeño. Muchas marcas como Palmer o Rivera fabrican atenuadores de una calidad increíble. ¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de comprar uno? Que sea reactivo. La relación entre la etapa de potencia del amplificador y el altavoz es compleja y determina en gran parte el sonido del mismo. Los atenuadores reactivos están especialmente diseñados para no interferir en esa relación. Eso nos asegura que no destroce el rango dinámico y que tengamos la misma sensación a la hora de tocar que tendríamos con el master al 8, pero a un volumen más llevadero. Algunos ejemplos de atenuadores reactivos son el Palmer PDI06 MkII o el Rivera RockCrusher

Rivera RockCrusher, un atenuador reactivo de altísima calidad

CUIDADOS Y DURACIÓN DE LAS VÁLVULAS

Este es un punto delicado. A nadie le gusta que en mitad de un concierto empiece a salir humo del amplificador ¿verdad? Pues bien, uno de los mejores complementos que podemos adquirir para nuestro equipo es un SAI, uno de esos aparatitos que se compran en tiendas de informática y que cuando se va la luz nos dan 10 o 15 minutos de corriente gracias a las baterías que llevan. Este dispositivo nos ahorrará muchísimo dinero en reparaciones, ya que esquivará no sólo apagones, sino variaciones bruscas de tensión que son realmente peligrosas, porque pueden causar micro lesiones en el transformador de salida de nuestro amplificador. En definitiva, por una inversión de menos de 100€ tenemos un buen seguro de vida para nuestro equipo que nos evitará muchos dolores de cabeza y visitas desesperadas al técnico.

Y bien, ¿nuestro uso del amplificador influye en la vida de las válvulas? Por supuesto, cuanto más volumen y rendimiento le pidamos más rápido se gastarán, pero lo que normalmente no se tiene tan en cuenta es que el número de veces que encendamos y apaguemos el equipo también determina la longevidad de los tubos. Como norma general siempre será mejor mantener el amplificador encendido incluso todo el día si no vamos a moverlo y prevemos que lo utilizaremos en diferentes momentos aunque sea con un intervalo de varias horas.

LA COHERENCIA EN LA CADENA DE SONIDO

Para concluir, me gustaría sugeriros algo que creo que es muy importante. Toda la cadena de sonido que tengamos tiene que guardar una coherencia, es decir, si tenemos un amplificador de 4000€ soldado punto por punto y queremos sacarle el mejor tono posible, un cable de baja calidad o un pedal low-cost con unos conversores A/D pobres no harán más que degradar el sonido base del amplificador. Esto no quiere decir que tengamos que dejarnos un dineral en todos y cada uno de los eslabones de la cadena, pero sí buscar un equilibrio adecuado que nos ayude a maximizar las posibilidades de nuestro rig. Esta es mi reflexión sobre la charla. Muchas veces no es tan importante que nuestro amplificador sea el más caro o el que más prestaciones tiene. Lo que realmente hará que sonemos bien es conocer nuestro equipo y saber qué nos puede ofrecer y cómo sacarle el mejor partido posible. Y en el momento que escojamos un nuevo amplificador, una de nuestras metas debería ser encontrar la herramienta que mejor se adapte a nuestra forma de tocar y nos ayude a expresarnos musicalmente con total libertad.

Klotz AC110, un cable de muy baja capacitancia con una extraordinaria relación calidad/precio

Espero que este artículo os ayude en vuestra búsqueda del tono y os haga disfrutar exprimiendo al máximo el jugo de vuestros amplificadores. Volvemos en el próximo número con más licks. ¡Nos vemos en los escenarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *